España se mete en semifinales de la Davis

Sufriendo hasta el último punto. Con la Plaza de Toros volcada animando sin cesar y bajo un fuerte calor que presidió todas las jornadas en Marbella, España avanzó hacia las semifinales del Grupo Mundial de la Copa Davis con una trabajada victoria ante Alemania. España siempre fue por delante en el marcador en las tres jornadas intensas vividas en Marbella, pero el tesón de los alemanes, con un Kohlschreiber en plenitud, llevaron la eliminatoria hasta el decisivo quinto punto en el que Juan Carlos Ferrero reivindicó su categoría derrotando a Andreas Beck. España sigue guardando bajo un gran cerrojo de seguridad la Copa Davis ganada el pasado año en Argentina. Ahora, jugando ante Israel como local, las opciones de nuestro país para defender esa ensaladera de plata en una nueva fina son más que evidentes.

Una vez más, España ganó gracias a su gran equipo. Ausentes de la contienda Rafael Nadal, lesionado en las rodillas, y David Ferrer, que se lesionó en las horas previas a la concentración del equipo, España demostró, al igual que sucediera en la final del pasado año en Mar del Plata, que la calidad global de sus jugadores es una garantía. Y si ya se conocía esa fuerza global del equipo, fuerza que obliga al capitán a decisiones tan dolorosas como fue la de dejar fuera a Nicolás Almagro que estuvo entrenando junto a sus compañeros al igual que lo hiciera en Benidorm, otra buena noticia ha sido que España ha recuperado a Juan Carlos Ferrero, que desde hacía cuatro temporadas no estaba en uno de los equipos, y que en Marbella asumió y resolvió con éxito la responsabilidad de ganar el quinto y definitivo punto.